El desafío ecológico este 2017 viene en digital - Agencia Digital
El desafío ecológico este 2017 viene en digital

Tendencias / Enero 27, 2017

El desafío ecológico este 2017 viene en digital

Desde que compartimos música y películas por streaming hemos dejado de utilizar discos y plástico innecesario para almacenar lo que más nos gusta. Aunque estemos ayudando al medio ambiente en cuanto a producción de plástico se refiere, aún queda mucho por hacer en algo que nunca imaginamos contaminaría tanto. El streaming usa muchísima energía contaminante para hacer que ese hermoso contenido que deseas llegue a tu computador.
Greenpeace estimó que en dos años más la información tecnológica que tenemos guardada usará de un 7 a un 12% de toda la electricidad disponible. Aunque los números se ven pequeños son de gran impacto en los recursos de la Tierra, y nadie parece importarle lo que pasa en la nube de información. Pero afortunadamente los grandes jugadores dentro del mundo tecnológico están optando por un internet más ecológico, motivando el paso a los demás a ser más conscientes del planeta.
Las empresas más ecológicas dentro del mercado son Apple y Google. Apple ya utiliza un 93% de energías renovables para sus operaciones online globales, y Google este año quiere utilizar en un 100% estas energías.
Otro que está comenzando a utilizar fuentes de poder más limpias es Facebook, Amazon, y Microsoft. Según el último reporte de Facebook, la empresa estimó que un 35% de su central de datos funciona con poder ecológico. Amazon está apostando por llegar a un 40% este 2017, mientras que los centros de Microsoft ya tienen un 44% de uso de energías renovables.
 

Créditos de carbono

Las grandes compañías como Google y Microsoft además de usar estas energías limpias compran créditos de carbono. Estos créditos no impiden que los recursos como el carbón no sean quemados, sino que compensan las emisiones de carbono, haciendo que estos créditos entren en un proyecto que, eventualmente, recompensaría el daño hecho por esta quema de combustible. El dinero se usa para reforestar, comprar energías limpias, o mejorar la eficiencia de las energías viejas y contaminantes en edificios antiguos.
El problema es que muchos dicen que estos créditos son una forma de pagar con la conciencia sucia de estar contaminando, pero no cambia de ninguna forma el comportamiento de estas empresas. En general a las compañías se les acusa de no ser tan directos a la hora de ser ecológicos, y por esto, muchos están buscando la forma de hacer que su uso de datos sea directamente limpio y amigable con el medio ambiente.
 

Otras opciones

Poner paneles solares y vientos suena como la primera opción viable para varios, pero la magia está en analizar bien qué energía verde es más productiva y más eficiente en costos y locación. La gran mayoría prefiere comprar energía solar y eólica a granjas mayoristas entregando poder a sus centros de datos por región. Pero Google explica que esta opción está solamente disponible en Europa debido a las regulaciones impuestas en este continente, que no existen en Estados Unidos.
Las empresas que no se encuentran en Europa eligen tener aranceles donde las compañías de energía local aceptan comprar energía renovable para sus clientes. Esto asegura de entrada que el poder proviene de materia sustentable, y no es una promesa oculta o vacía, como los créditos de carbono. Aparte de esto, la compra de estos aranceles incentiva la creación de nuevas plantas de energías renovables capaces de suplir con la demanda de las empresas, haciendo disponible mejores fuentes de poder para todo el planeta.
 

Un pequeño problema con la energía renovable y la nube

Los beneficios son evidentes para el entorno, pero también lo son para la economía. Según el reporte de Google, las energías ecológicas son muchas veces la formas de energías más baratas disponibles. También, desde una perspectiva empresarial, los precios son mucho más consistentes porque el viento y la luz solar no están sujetos a variaciones del mercado.
Lamentablemente, no sería práctico depender solamente en energías renovables, ya que, si bien son estables económicamente, no son estables en términos de disponibilidad. Esto quiere decir que el viento y el sol no son constantes, a veces no hay ni viento ni sol, pero nosotros necesitamos de un flujo de poder estable para nuestros datos digitales.
 

La mejor solución

Estos problemas tienen solución, y casi todo recae en mejorar los sistemas de almacenamiento de energía. Ya que los gobiernos no han hecho mucho al respecto, los gigantes de internet se harán cargo de invertir en ideas innovadoras para esta tarea, y también intentarán poner presión en las regulaciones estatales para que sea más fácil comprar energía limpia.
Pero para Greenpeace esto no es suficiente. Tiene que existir una forma en que todos se cambien efectivamente a lo verde y no sólo se hable sin actuar al respecto. Hay compañías como Apple que ya están presionando a sus socios en la cadena a usar energía sustentable, y esto ya es un buen comienzo para ser parte de un mundo consciente y ecológico.
 
Fuente: Klint Finley, WIRED, “The Cloud Needs to Get a Whole Lot Greener in 2017”. (2016).