Carlos Cardani y Librería Pedaleo - Agencia Digital
Carlos Cardani y Librería Pedaleo

Socialmedia / Agosto 29, 2019

Carlos Cardani y Librería Pedaleo

Con los años, la tendencia de vender por Instagram ha ido en aumento. Y en Chile, muchas personas de diferentes rubros han logrado consolidarse en esta red social. Carlos Cardani con su Librería Pedaleo, es uno de los mejores ejemplos del mundo literario.

Para él leer es conocimiento, apreciación del arte, compartir y debatir ideas. Escribir es crear, dar testimonio de ese metro cuadrado que toca vivir y que desde ahí se puede generar una obra.

“Es algo difícil de explicar porque cada escritor lo vive de forma distinta, y ninguno tiene una respuesta muy clara. Es una pregunta existencial”.

Carlos Cardani: el amor por los libros

Carlos Cardani

El poeta y librero lleva 17 años inmerso en la literatura, y como librero ya tiene 6 años de experiencia. “Desde el primer taller que asistí he conocido diferentes escritores, tanto en lecturas como en bares, en la conversa”.

Su casa-librería, la cual he tenido la suerte de conocer, se encuentra muy cerca del metro Moneda. Con libros geniales que no se encuentran en otros lados, Carlos ha utilizado Instagram como vitrina.

“Como esto es una casa-librería no tengo un escaparate en la calle, algo para ver al paso. La gente se asoma por medio de sus teléfonos o computadores a ver qué hay. Luego vienen a conocer el espacio y su catálogo”.

Sin salir de la casa

Antes de instalar Pedaleo, el escritor de Du Maurier de la Editorial Cuneta, trabajó como mesero, telefonista, recepcionista de hotel, gestor cultural, tallerista de literatura, bibliotecario y mucho más.

Pero entonces, ¿de qué manera definir este proyecto?

“Hace tiempo renuncié a una librería de mall. Desde la atención y la venta, aquel trabajo fue mi escuela en el mundo del libro. De ahí salí y caí en un proyecto de librería independiente con muy malos socios. Aprendí que es mejor trabajar solo que mal acompañado“.

A raíz de esto, el poeta se quedó con un montón de libros. Por vivir en el centro le surgió la idea de convertir su living en una sala de ventas, y ya van casi tres años de esa decisión.

El oficio de librero

Carlos vende los libros que ha leído o gustaría leer. “Este oficio exige eso. Saber y tener empatía con quién compra, compartir con el lector. Por lo mismo me centro solo en filosofía, poesía y narrativa, y algún que otro tema que se escapan de eso”.

¿Por qué el nombre Pedaleo?

“La idea inicial era hacer despacho de estos libros por medio de bicicleta, previa compra hecha por redes sociales. Pero pasó que los lectores prefieren venir a ver qué más hay. Entonces en estos años pasó a ser una casa-librería. Un living abierto donde tomar un café y hablar de libros. Todo lo contrario al mall o a la tienda”.

¿Por qué vender libros y no otra cosa?

“Porque es lo que me gusta. Es una forma de vivir gracias a la literatura, algo que cualquier escritor desea. Pero no me interesa el best seller ni el libro challa que dura una semana. Hay gente que pone librerías y no sabe o no se interesa en conocer qué vende. Con suerte leen las contraportadas. Eso se nota y aporta poco”.

¿Y cómo consigues los libros?

“De muchas formas. La mayoría de los editores son los escritores que conocí en talleres de literatura y lecturas. Con ellos tomamos chelas, jugamos a la pelota, me pasan sus libros”.

Sin embargo, con otros editores y escritores su relación es más formal, sobre todo con las editoriales extranjeras. “A ellos los voy a ver a Bolivia, Argentina y otros lados, y me traigo sus libros de contrabando”.

La lectura es compartir

No nos engañemos, Chile está al debe en términos de lectura. En mi caso, me apena conocer gente y darme cuenta que somos pocos los que leen. Por lo mismo, Carlos se ha aventurado en una tarea más que compleja.

¿Cómo te está yendo?

“Bien. Mi objetivo fue crear un espacio de difusión de literatura que es poco conocida o de un círculo muy pequeño de lectores. Por ejemplo, en el país hay editoriales que solo distribuyen aquí. También tengo libros que no hay en otros lados por ser editoriales independientes latinoamericanas. Quien viene sabe que eso es un valor por sí mismo”.

Recuerdo la vez que conocí a Carlos Cardani. En esa ocasión compré una antología de Ezra Pound y un cuento de Nathaniel Hawthorne. Incluso, el de Pound es una edición descontinuada.

¿Cuáles son tus escritores favoritos?

“Teillier, Droguett, Elvira Hernández, Bolaño, Jaime Sáenz y un largo etcétera”.

¿Y haces talleres de literatura?

“Sí. Un poco antes de instalar Librería Pedaleo me traje un taller de literatura. Llevamos casi 3 años, y más de 130 sesiones en las que hemos trabajado textos, principalmente en poesía.

Es un grupo de escritores y escritoras muy potente, con proyectos de una calidad admirable. Hemos crecido todos juntos. De hecho, ahora somos una agrupación literaria y en un tiempo más haremos talleres literarios en el Sename”.

Carlos Cardani: el escritor

Du Maurier

Cuando le pregunté qué quiere transmitir con sus textos, Carlos me respondió compartir experiencias. “Como te dije antes, mi deseo es dar a conocer esa pequeña parte de la historia en la que uno está, desde el todavía más minúsculo espacio en que se habita. Poco creo en la creación de nuevos mundos, en la imaginación a la hora de escribir. Cada texto es un fragmento de memoria”.

¿Cuánto leen los chilenos?

Usted lee dos libros, yo ninguno: promedio uno por persona. El parafraseo a Parra es aplicable para hacer un promedio. Yo pago mis cuentas gracias a esos lectores voraces, y siento que cada vez hay más. Pero es cierto que el libro no es un objeto de primera necesidad”.

La triste realidad de nuestro país. Todavía hay casas sin bibliotecas y la frase “yo no leo porque me aburre o porque no tengo tiempo”, no escandaliza a muchos.

“Pero también siento que hay gente trabajando con mucho esfuerzo para que eso cambie”

Por último, ¿cuáles son tus siguientes proyectos?

Antuco, que es una reconstrucción en poesía que coescribí junto a Carlos Soto Román, acaba de entrar a imprenta. Con él abordamos la tragedia militar del 2005 y siento que es un libro potente, tanto por la unión de las dos formas de trabajar el texto y por el tema. Aquí hay una herida que todavía no sana y de la que se ha tratado poco. Y por sobre todo, la justicia sigue lejana”.

Leer es una pasión

El amor de la literatura y el oficio de librero mueven a Carlos Cardani. Gracias a Instagram, su modelo de negocio ha rendido frutos y ha permitido a gente como yo, a acceder a libros maravillosos.

Si quieres visitarlo, debes avisar con anticipación. Su Instagram es @pedaleolibreria y +56981979078 es su número de WhatsApp. ¡Que esto no pare!

Por Andrés Peña, editor general de Agencia Digital.