6 errores fatales en redes sociales - Agencia Digital
6 errores fatales en redes sociales

Sin categoría / Enero 19, 2017

6 errores fatales en redes sociales

Las marcas tienen mucha libertad para publicar casi todo lo que se les antoja en redes sociales. El problema es que esta libertad puede ser caótica para algunas empresas y hace que se cometan un montón de errores.
1. No alinear redes sociales con la marca
El primer gran error es no tener un acuerdo entre lo que representa la marca y lo que representará en redes. Si tenemos una empresa que tiene valores bien marcados, pero en redes muestra lo opuesto, las personas se confunden y dejan de confiar en nosotros. Un ejemplo de esto es tener una empresa de papelería, y decir que somos maestros en orden y diseño, pero reflejar todo lo contrario en nuestro Facebook o Instagram. Tenemos que recordar que cada día las personas están más susceptibles a lo que se muestra en internet y cada cosa que ven lo unen íntimamente con su experiencia de la marca. Si nuestras redes y nuestra marca no siguen una misma línea la experiencia del usuario se arruina, y podríamos perder seguidores físicos y digitales para siempre.
2. No tener una estrategia
No es cosa de levantarse y decir: hoy voy a publicar sobre esto. Las redes sociales no funcionan como el ánimo de una persona que publica simplemente cuando tiene ganas. Tenemos que tener una meta a cumplir en nuestras redes sociales, estas metas pueden ser cantidad de seguidores o de calidad de interacciones, todo depende de la marca y sus ganas de crear una comunidad digital activa. Aparte de objetivos claros, debemos entender bien a qué público nos estamos dirigiendo para darle dirección a nuestro contenido creativo.
3. Desconocer horario y no preocuparse de la periodicidad
El horario y periodicidad de publicación en redes sociales es parte de la estrategia, pero lo separamos para enfatizar que equivocarse en horarios y en periodicidad es igual o incluso peor que no tener una meta clarísima a fin de mes. Si estamos publicitando un restaurante elegante que sólo abre de noche, no vamos a publicar en la mañana sobre él, porque la gente creerá que está abierto a la hora de almuerzo y cuando lleguen ahí, y se den cuentan que no está abierto, la potencial experiencia maravillosa que prometía el restaurante por la web se desinfla, y todo pasa a ser una gran decepción. Lo mejor es que se escriba sobre él en la tarde cuando las personas están buscando dónde comer en la noche.
También tenemos que cuidar qué tan seguido publicamos. Si tenemos una tienda de ropa y dejamos nuestro Instagram muerto las personas van a asumir que ya no estamos operando y probablemente no se contacten con la tienda, ni la visiten, y ni hablar de comprar. Tampoco podemos compensar el no haber publicado por mucho tiempo mediante muchas publicaciones en poco tiempo, ya que esto satura al cliente y lo aleja también de nuestra marca. Por estas razones, lo óptimo es que publiquemos seguido y mantengamos un contacto regular con nuestros clientes, creando una comunidad digital cercana y fiel.
4. Imágenes poco atractivas
A las personas se les atrae por la mirada. A veces si queremos hacer un llamado desde redes lo más fácil es generar una imagen simple y fascinante. De esta forma damos a entender que a nuestra marca si le preocupa el arte dentro de sus productos y servicios. Además de esto, si creamos imágenes estéticamente bellas las personas tendrán ganas de compartirlas con sus más cercanos haciéndonos publicidad inbound.
5. Redacción
La redacción es esencial para las redes sociales. Si tenemos errores de ortografía, muchas mayúsculas, signos molestos, etc. hacemos que nuestros potenciales clientes se alejen de nosotros. A nadie le gustan los errores de ortografía porque interfieren con el mensaje. Si uno se equivoca lo más probable es que una parte de nuestros clientes no entiendan qué quisimos decir, y la otra gran mayoría nunca nos tomará en serio.
Para que esto no nos pase tenemos que cuidar nuestra redacción, corrigiendo y teniendo en cuenta al público objetivo del mensaje. Lo más recomendado es hablar siempre desde una tercera persona para hacer más cercana nuestra marca, y también redactar mensajes cortos y precisos que atraigan de una mirada a nuestros clientes.
6. “Buenos días”
Si bien es amigable y bien visto saludar en redes sociales, si todos nuestros tuits matutinos dicen buenos días, y todas nuestras imágenes de Instagram son sobre un café caliente de mañana, esto llega a aburrir. Tenemos que acercarnos a nuestra comunidad y lo más lógico sería utilizar este cortés saludo, pero este clásico se puede ver hasta un poco falso y maquetado. Por esto, debemos ingeniar nuevas formas de saludar e invitar a las personas a ser parte de nuestra marca sin ser automáticos y clichés.